Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cine Baguette | September 25, 2017

Scroll to top

Top

2 Comments

La libertad de Guillaume

La libertad de Guillaume

Título original: Les garçons et Guillaume, à table!
Título en español: Los chicos y Guillaume, ¡A la mesa!
Año: 2013
Director: Guillaume Gallienne

les-garcons-et-guillaume-a-table

Recuerdo que en los retiros espirituales en mi colegio, nos hacían reflexiones sobre los nuevos cambios y lo sentimientos que florecían por personas del sexo opuesto o del mismo sexo. Casi una década después de estas aventuras de adolescentes, me doy cuenta que este tipo de retiros no solo se deberían recibir en la adolescencia sino durante toda la vida. Es verdad, y natural, que es una gran época de cambio, pero no es la única. Tengo la impresión, que se insinúa que después de los 18 años las personas quedan en un estado intacto, plano, igual, que ya lo determinado, hecho está. Y esto es una falacia. Creo que, sobre todo, es ahí que la vida comienza a cambiar y la esencia de la persona se cuestiona una y otra vez, según las situaciones.

Esta reflexión, fue lo primero que se me vino a la cabeza después de ver la nueva película de Guillaume Gallienne, la primera experiencia como director de este ya conocido actor de la Comédie Française. Es una adaptación de una obra de teatro que se basa en la experiencia del personaje.  El primer recuerdo que tiene de su madre, es cuando tiene 4 o 5 años y ella llama a su hermanos y a él como: “Los chicos y Guillaume, a la mesa!”. Esa distinción que hace al gritar, o cuando hablan por teléfono y le dice “mi querida”, van a marcar la vida de Guillaume y todo lo que hace para vivir a la expectativas de lo que determina su madre querida.

El éxito y su ac/utor

Guillaume-Gallienne-dans-Les-garcons-et-Guillaume-a-table-!_reference

De la cinta, lo que más se debe admirar es la actuación del actor, como Guillaume y la mamá a la vez. Lo hace con naturalidad, ironía y humor. Además, el éxito obtenido de esta película, ya se prometía. El rumor y la gran acogida comenzaron en el Festival de Cannes en mayo, cuando se ganó una ovación por parte de los asistentes al estreno del film. Después de su estreno en salas, en menos de dos semanas, hizo más de un millón de entradas en Francia, una gran cifra para una película de autor.

Tal vez es gracias a la recomendación entre personas o la curiosidad que transmite su mirada carismática o la manera tan natural de contar la historia, que apasiona en la cinta y que la volvió tan popular. Aun así, uno se logra identificar con su historia, en diferentes niveles. Vivir a la expectativa de lo que quieren los padres es un compromiso que adquirimos inconscientemente desde niños y con el que debemos vivir hasta que nos damos cuenta que debemos ser independientes de los intereses iniciales de nuestros progenitores y vivir los intereses propios.

Cuando hubo un bebé en mi casa, fue la oportunidad de ver como las personas actuamos e intentamos influenciar a esta nueva vida para que realice todo lo que nosotros queremos e impregnarlos de las cosas que a nosotros nos gusta y que nos gustaría que a ellos también. Los padres están constantemente intentando influenciar a sus hijos para que tomen lo que, según ellos, es el mejor camino.

Y fue así que cada año de su vida, Guillaume terminaba pareciéndose más a su madre, asumiendo entonces que era gay porque la sociedad se lo impuso y porque su familia así lo creía. Categorías radicalmente marcadas. No podía ser femenino, porque había una imposición, una mala cara por parte de su padre y sus hermanos, e incluso de su madre, que lo obligaba a ser “normal”, a cumplir con los estándares que se imponen a diario para diferenciar como al negro y el blanco, a los niños y a las niñas. Azul o rosado. Carrito o Barbie.

La emancipación personal

En la ultima escena, cuando Guillaume finalmente se confronta a su madre, ella pregunta si está 100% seguro de lo que dice. Pero su respuesta ilustra todo lo que intento decir, con el simple: “Esto no se trata de porcentajes”. Su familia, como muchas otras, no entendió que existe el verde, que hay colores en el medio, y que la condición humana es gris, no de pigmentos completamente opuestos.

El amor llegó a la vida de Guillaume en la forma que menos lo esperaba, porque todo el mundo le decía que no era así. Y fue entonces el momento de desaprobar lo que los demás le han impuesto para por fin expresar su individualidad y lo que quería durante tanto tiempo, y que no había podido lograr por el miedo: su libertad.

les-garcons-et-guillaume-a-table-2013-1-g

Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: