Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Cine Baguette | September 25, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

El amor dura tres años y una película aburrida, mucho tiempo

El amor dura tres años y una película aburrida, mucho tiempo

Titulo original: L’amour dure trois ans
Titulo en español: El amor dura tres años
Año: 2011
Director: Frédéric Beigbeder

No es la  primera vez que escucho la teoría que el amor dura tres años. Es más, la viví en carne propia y contra todo lo que yo pensé, y seis meses después, el amor se desvaneció casi de manera instantánea. Por eso, desde el título, esta película me generó curiosidad y agarró mi interés. Y lo hizo durante la primera parte, hasta cuando que me sacó del tapete de verosimilitud que habían tendido.

Es la historia de Marc (Gaspard Proust) y de su esposa, enamorados de la vida, hasta que se divorcian. Entonces, él escribe un libro titulado ‘El amor dura tres años’, publicado bajo autoría anónima, que recibe un reconocimiento inesperado. Sin embargo, mientras crece la popularidad del libro, él comienza una nueva relación con una nueva mujer, Alice (Louise Bourgoin) que le vuelve a hacer tener esperanzas en este sentimiento que daba por muerto.

El problema es que ella no tiene idea que el es el autor de tan aclamada obra y cuando se entera por equivocación, termina la relación de inmediato. Pero quien fuera pesimista en el sentimiento más inexplicable de la vida, hace todo lo posible por recuperar su mujer. En paralelo tenemos la historia del mejor amigo de Marc, Jean-Georges (Joey Starr) que termina siendo la cuota de humor del filme.

Tal vez el simple título me había dado nuca expectativa frente el film y esperaba algo más encantador, como la introducción bien construida, con una sutileza única de los franceses. Y a pesar de que su historia suena interesante, paradójica e irónica,  la encuentro como una película lenta, con personajes que no se conectan y con unas hazañas que resultan aburridas, da la impresión que no logran sacar todo el potencial que podría haber tenido una historia sobre un pesimista del amor.

Se debe rescatar la actuación del actor principal, que es el único que logra verdaderamente encantar con su personalidad en escena, de perdido pesimista a enamorado imposible. Ni siquiera la intervención de Starr como la parte cómica, logra tener un gran clímax o desarrollo que saque verdaderas risas.

La película pasa de presentar un escenario interesante con la historia del libro, pero la parte del nuevo romance y las ganas de mantenerlo parece sacado de otro film. No veo una secuencia bien lograda de todos los elementos, y al final solo son evidente los diversos clichés que se salen de la verosimilitud inicial, que pudieron haberse evitado.

Al final no quedo demostrado que el amor dura red años ni que una película con mucho potencial puede fallar en el intento, y parecer durar muchas más horas de lo que en verdad es.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: